1: ¡Únete! Suscripción mensual a Dancer’s Ways 2: Próximos retiros de danza: 2019 - Más información >>>

INTRODUCCIÓN A LA VISIÓN EMOCIONAL

INTRODUCCIÓN A LA VISIÓN EMOCIONAL

Una emoción es una reacción del cuerpo y la mente a un input de los sentidos que la mente gestiona, de alegría, de rabia, de miedo, de tranquilidad...va directo al alma. La emoción es algo muy intenso pero muy corto. Los sentimientos son el resultado de las emociones, que no son tan intensos pero duran más tiempo. El dolor (emoción) es inevitable, el sufrimiento (sentimiento) es opcional.

El estado de ánimo es una forma de permanecer, de estar, es el resultado de vivir un sentimiento durante largo tiempo, fruto de una emoción, y puede ser de muy larga duración. (por ejemplo, el dolor es una emoción, la tristeza es un sentimiento, la depresión es un estado de ánimo).

La emoción es como un rayo, espontáneo, poderoso, impredecible. El sentimiento es el trueno que sigue al rayo, predecible, más largo, en medio de la lluvia. La tierra mojada sería el estado de ánimo, fruto de la tormenta.

En la VISIÓN EMOCIONAL intentaremos despertar la consciencia y tener un contacto íntimo con nuestro momento presente.

Lo que propongo en la danza es utilizar las emociones y sentimientos como fuente creativa.

intro_emotional_vision-2

Hay una parte entremedio que es la mente, la que gestiona. No cuestionamos si la emoción es justo tenerla o no, lo que está claro es que la tenemos, porque es una reacción. Después viene el trabajo personal de si queremos que nos genere un estado de ánimo u otro y si nos lo ha generado, como transmutarlo.

El primer momento, que es la fuente creativa, es cuando tenemos la emoción, es un momento muy puro.
A nivel de danza, en el momento en el que pasa, si tenemos la posibilidad de aprovechar aquella emoción es una fuente muy creativa, ahí no hay mente consciente.
Queremos aprovechar creativamente el momento de la emoción, conocer qué nos permite hacer el cuerpo desde aquella emoción, reconocer la verdad...no la cuestionaremos, no la juzgaremos, no le pondremos opinión ni culpa, ni pensamiento...es una meditación que nos enseñará a conocer mejor nuestro cuerpo.
Como el cuerpo memoriza, veremos gestos que anclan aquella emoción, aprovechémoslos, no los limitemos, y si los limitamos reconozcamos que los estamos limitando.

intro_emotional_vision-3Como que la emoción es algo pasajero y se va, si hemos podido aprovechar y anclar físicamente lo que la emoción nos permitía hacer, en el momento creativo de la escena podremos revivir aquello, porque no ha nacido de una parte del pensamiento, y como que el cuerpo memoriza, la mejor manera de utilizar en la escena esto es haber conocido que es lo que nos apetecería hacer en aquel momento desde aquella emoción. Como más aprovechemos este trabajo de conciencia interior en el momento de la emoción más recursos creativos tendremos, nuestro abanico de colores es mucho más grande, es de muchos tonos diferentes.

Hay un momento en que la mente actúa, que es el momento en el que decide el tema, pero su bibliografía de movimiento tiene dónde ir a buscar, y entonces hace el proceso inverso.
Nuestra biblioteca almacena emociones que ha conocido, y en el momento en que lo aprovechamos para bailar, evidentemente no nos está pasando nada, pero tenemos a dónde ir, recordamos lo que sentíamos.

intro_emotional_vision-4

El bailarín no piensa, pero se permite revivir en escena aquella emoción y el recurso que tiene es haber almacenado emociones en su biblioteca.
Sé que quizás es forzado al principio, pero practicarlo nos evocará a encontrarlo. Si hacemos el buen trabajo de abstracción de fuera, lo que pensarán, lo que dirán... entonces no hay opinión sino que usamos el recurso de ir a buscar aquella emoción. Podremos revivir aquella escena, que sabemos que la tenemos sanada y gestionada, pero no la queremos borrar, estamos intentando gestionar creativamente el recurso que nos da una emoción, y entonces, hacemos el proceso inverso.

En la escena tenemos que poder ser libres de hacer lo que no hemos podido hacer en la vida (por ejemplo, movernos bruscamente y destruirlo todo). Reconocer lo que hubiéramos hecho y permitírnoslo, si lo que hubiéramos hecho es destruir y pegar, en la escena debemos destruir y pegar, y sanarlo, y vencer, y crear una historia para sanar.
Entonces, en el escenario, al escuchar al cuerpo que revive una emoción, las formas de nuestras coreografías tendrán una mayor profundidad, más verdadera que el simple arte-gesto.

intro_emotional_vision-5En este proceso la mente ha de ser observadora, no controladora. La emoción es un estado puro y ha de ser observada. Y esto significa un trabajo, hay una línea muy fina en la que la mente ya se pone a gestionar y ya se pone a controlar.
Si nos damos cuenta de que la mente lo que está haciendo por ejemplo es reprimir, ya sea por conducta, por moral, por educación...reprimir también es un acto generado por la emoción. Sabemos que reprimiendo no dejamos del todo consciente al cuerpo, pero mientras nos pase tampoco es malo. En este caso, usemos la represión dentro de nuestro movimiento.

No os digo lo que debéis hacer, os digo que observéis, porque observando veréis la verdad de la emoción y la verdad de vuestra actitud frente a la emoción.
La actitud es algo que podemos cambiar, la emoción es algo espontáneo que nos enseña algo si la observamos. Y la actitud es nuestra respuesta, y de ésta podemos aprender mucho, porque viene condicionada de nuestra educación, de hasta donde nuestro poder personal nos permite hacer y enfrentarnos. Observad, observad, observad.

Alhazar.

intro_emotional_vision-6


  • Posted on febrero 19, 2018
  • By Alhazar
  • Visión Emocional