1: [-40%] ¡Únete! Suscripción mensual a Dancer’s Ways 2: Próximos retiros de danza: 2019 - Más información >>>
Testimoniales

Hoy en clase con Alhazar hemos buscado una emoción y la hemos bailado. Yo he bailado con el miedo paralizante. El miedo a cruzar el umbral, miedo a arriesgarse, miedo a salir de este lugar, miedo a triunfar, miedo a ser feliz... porque al final el miedo lo tienes a lo que no conoces e incluso una situación desagradable se puede convertir en tu zona de confort únicamente porque siempre has estado ahí, y lo de fuera te da miedo.
Bailar con el miedo ha sido una experiencia reveladora. El miedo es agotador, pero no nos damos cuenta porque estamos acostumbrados a no mostrarlo, a fingir no sentirlo. No dejamos que el cuerpo lo viva con intensidad y creemos que no está ahí... pero está. Y cuando lo dejas salir, te permites sentirlo y que se expanda por tu cuerpo sientes las piernas listas para emprender una carrera de huida que podría no tener fin, quedas exhausta, agotada, deshecha, sudada, con el corazón a punto de salir del pecho y sientes haber muerto, la liberación por fin.
Reconocer el miedo, intensificarlo, bailarlo, agotarlo y dejarlo ir. Cuando el miedo se agota, sólo podemos dejarlo ir, como la arena en tu mano que se cae sin remedio a pesar de tenerla cerrada. Soltar, abandonar, dejar ir. Despedirse de lo que ya no sirve.

Gracias Alhazar, ha sido brutal, me encantan tus clases!

Marina Castells, alumna de Alhazar.